sábado, 29 de septiembre de 2007

Números, cine y melancolía

Me he levantado con el recuerdo del sueño: una serie de números con la que he digitado un pasaje bastante difícil de la Sonata nº 3 de Ramón Barce. Pero el sueño eran los números... no la música, ni el piano...
Por la tarde hemos ido mi hermano Álvaro y yo a ver La gran estafa, ya que no ponían en esos cines Caótica Ana, recomendada por Pedro Ojeda en su blog.
Y ahora, esta melancolía, sin saber de dónde viene, ni en qué lugar ha encontrado tanta fuerza.

5 comentarios:

luis felipe comendador dijo...

La melancolía, Diego, es la fuerza de los tristes... déjala correr por los dedos hasta las teclas de tu piano.

Y que yo no esté cuando lo hagas... coño.

Un besote.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Diego, el otoño se va afirmando.

Jónathan Gil Guerrero dijo...

La melancolía es una sensación infravolarado.
Interesante tu blog.
Un saludo

Nuria. dijo...

A veces la melancolía es buena, para recordarte que tienes que aprovechar los momentos de alegría.

un abrazooo
y anímateeeeeeeeee

Álvaro Fernández Magdaleno dijo...

Una gran película La gran estafa.
Un beso,
Álvaro