martes, 18 de septiembre de 2007

El principio de todas las cosas

La pretensión de Hans Küng en su libro El principio de todas las cosas. Ciencia y religión, es inabarcable en sus mismas preguntas: ¿Puede la física explicarlo todo? ¿Por qué existe el Universo?... Toda su tesis está encaminada a las páginas finales: "Espero más bien que la muerte lleve a la realidad primera y última, a Dios".

4 comentarios:

HArendt dijo...

¿Ese "espero" de Küng, es una esperanza o una certeza...? No creo que exista certeza alguna de ningún tipo sobre otra "otra" vida después de la muerte. Aunque no soy creyente siento una admiración profunda por Hans Küng, por la valentía de sus tesis teológicas y por su increible honestidad personal frente a la jerarquía dogmática de los papas. Küng ha defendido siempre tesis controvertidas pero verosímiles sobre la divinidad de Jesús, la virginidad de María, la resurrección de los muertos o los milagros, con algún que otro encontronazo con el Santo Oficio, pero enorme respeto por la fe cristiana, sin problema alguno. Curiosamente, solo cuando cuestionó la infalibilidad papal como dogma y primacía del papa sobre el Concilio, se le prohibe enseñar... Con la iglesia hemos topado, que decía don Alonso Quijano.

Pablo A. Fernández Magdaleno dijo...

Mi principio es mi fin.

Un abrazo

Nuria. dijo...

yo creo que la física no lo puede explicar todo...hay cosas que se nos escapan...hay cosas que están por descubrir.y creo que Dios no es la clave, por lo menos para mi...

un besazoo!

Marc Vidal dijo...

el trabajo de Küng es de lo más interesante que se ha escrito sobre la duda razonable y la fe estructurada. Sin embargo es un autor vetado en las anticuadas maneras de ver el debate en el Vaticano. Yo no soy creyente, soy un apóstata que espera el último trámite, pero advierto, leer a Hans proporciona elementos para la reflexión mucho más acertados y motivadores que los aportados por toda la clase politica vaticana y sus encíclicas previsibles.

un abrazo