miércoles, 1 de julio de 2009

Escuela Infantil

Se celebró ayer una fiesta en la Escuela Infantil a la que ha asistido Pablo durante este curso. Una de las ventajas de vivir en Medina de Rioseco consiste, por ejemplo, en saber qué manos van a cuidar de tu hijo. Los profesionales de la Escuela Infantil son extraordinarios. He comprobado el afecto y la sensibilidad que muestran con los niños, su dedicación rigurosa, paciente y atenta.
Esta Escuela es una maravilla.
Felicidades.

Foto de Marco Sahagún

4 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

¡Qué suerte tiene Pablo! Me alegro mucho porque a esas tiernas edades son MUY importantes sus primeros maestros. En el mundo anglosajón, siempre se dice que el profesor más importante en la vida de uno es el "kindergarden teacher". ¡FELIZ VERANO! Besotes, M.

Adanero dijo...

De acuerdo con Merche en que el profesor más importante es el que tienen los críos los primeros años. He comprobado con mis hijos la dedicación y cariño que ponen las profesoras de la escuela infantil a la que han ido y es realmente notable la labor que hacen. Tener que lidiar con una docena de "pequeños salvajes" en una clase y salir airoso, es todo un mérito.

Un saludo.

Fernando Portillo dijo...

Casualmente mi mujer es educadora en una Escuela Infantil de la Junta en Burgos. Lleva dedicada a ese trabajo desde que tenía 18 años, hace ya 31, y aunque tiene la espalda destrozada de cargar con enanitos, no cambiaría ese trabajo por ningún otro. Constantemente la paran por la calle para darle un beso chicos y chicas, adolescentes y adultos ya, que pasaron por sus manos y que la recuerdan con muchísimo cariño.
Me alegro mucho por tu experiencia positiva con tu hijo.
Un abrazo.

Fet dijo...

Es la calidad de vida del pueblo. La gran ciudad está muy bien para la visita circunstancial, vivir en ella es alienante. Al menos en mi opinión.
Un abrazo.