miércoles, 22 de agosto de 2007

Extremos

Woody Allen. Manhattan. Mary Wilke (Diane Keaton), en una galería de arte, dice: "Sí, para mí es... es muy estructural. ¿Entiendes lo que quiero decir? Está integrado perfectamente y posee una... una capacidad negativa, no sé, maravillosa. El resto de lo que exhiben abajo es basura."
Este tipo de frases escuchamos ayer en las exposiciones. Hay unos extremos que se juntan en las salas de conciertos, en los museos, en las butacas de las conferencias: las personas más interesantes y las más estúpidas. Inteligencia y pedantería, de modo paradójico, habitan socialmente -y sólo socialmente- en espacios idénticos.

4 comentarios:

Álvaro Fernández Magdaleno dijo...

Qué razón tienes Diegoloco.
Un beso.
Álvaro

m.g.m. dijo...

Hace mucho que no escribes de política

Diego Fernández Magdaleno dijo...

Sí, es cierto. Leo más sobre política de lo que escribo. La vida política española es extremadamente pobre en cuanto a ideas y a su puesta en práctica con una mínima ética. Hoy mismo, después del atentado de las bestias de ETA, hay quien habla de que ayer quería negociar el Partido Socialista de Euskadi, etcétera. Una vergüenza.
Saludos,
Diego

m.g.m. dijo...

Te entiendo porque a mí me pasa lo mismo