lunes, 20 de agosto de 2007

Aráñame

El 13 de mayo de 2005, anoté lo siguiente: "Breve encuentro con Luis-Felipe Comendador, que me ha regalado su nuevo libro, Aráñame, una colección de aforismos rebosantes de la emoción y la ironía que le explican en lo más íntimo. Luis-Felipe es un Midas del entusiasmo".
Vuelvo a leerlo hoy, y dejo aquí algunos fogonazos de mi amigo:

La espera es una vieja pared con desconchones.

Los hombres brillantes proyectan nítidamente la sombra de los necios.

Dios es un anestésico peligroso.

Estoy en todo lo que he mirado.

Todo esto algún día tampoco será tuyo -me dijo mi padre.

Guardo tus besos en la boca.

Caderas: sexo entre paréntesis.

La petulancia es el poder de los incapaces.

El milagro es vivir. Lo demás es lujuria.

1 comentario:

Nuria. dijo...

Hola Diego!!!!

siento no dar señales de vida, pero esto de no tener en el pueblo internet...

ya ves, ya ves... mi madre es la tudelana, yo soy la "pegada". Las fiestas ya pasaron y ahora queda lo peor... exámenes en la universidad... en fin...

¿cómo va tu verano? ya veo que has estado en Córdoba!!! qué genial!! la Mezquita Aljama de la época Omeya! (lo que hace estudiar hispanomusulmán..)

un abrazo enorme!
Nuri.