martes, 9 de diciembre de 2008

Cerdeña

Vuelvo de una extraordinaria estancia en Cerdeña, hacia donde salí el viernes con un itinerario bastante complicado: vuelo entre Valladolid y Barcelona; tren a Gerona y, por último, avión hasta Alghero.
Lo primero y mejor de todo fueron mis compañeras de viaje, las compositoras Teresa Catalán y Carme Fernández-Vidal. Allí participamos en dos mesas redondas y yo hice un concierto de obras relacionadas con los actos en homenaje al Espíritu de Veruela, los cursos que acogió ese monasterio aragonés, dirigidos por Teresa Catalán y en los que participaron destacadas figuras internacionales de la composición.
Nos alojamos en un hotel que fue la residencia veraniega de los reyes de Italia. Un espacio magnífico al que me gustaría volver con Tere.
He conocido a gente singular, de una pasión desbordante. Por ejemplo, Diodato Arru, lleno de proyectos e imaginación. También, Igino Panzino, artista plástico muy conocido en Cerdeña, de hablar pausado y reflexivo.
Pero, insisto, el mejor regalo fue la compañía de Teresa y Carme, la conversación, la sonrisa, la complicidad que surge de inmediato cuando es auténtica.

Con Teresa Catalán

Con Teresa Catalán, Diodato Arru y Carme Fernández-Vidal

Con Carme Fernández-Vidal y Teresa Catalán


9 comentarios:

Fernando Manero dijo...

No hay nada como el Mediterráneo para sentirse en una atmósfera cultural como la que señalas. El mundo sardo encierra enigmas y genera complicidades que nunca se olvidan. Un fuerte abrazo

Isabel Huete dijo...

Envida totalmente insana me das! :))
Me alegro que todo fuera tan bonito.
Un besazo.

Merche Pallarés dijo...

Bella estancia en ese lugar que debe de ser paradisiaco. Bonitas fotos tambien, gracias por compartirlas con nosotros, querido Diego. Muchos besotes, M.

Nuria. dijo...

Me alegro que todo fuera perfecto!!
un beso

Enric Tomàs dijo...

Estuve hace menos de dos años en Sardegna y realmente es magnífica, quizás la gran desconocida del Mediterráneo, sobre todo el norte. ¿Oíste hablar catalán?

Diego Fernández Magdaleno dijo...

Querido Enric: sí oí hablar catalán, un catalán característico de Alghero. De hecho varias personas, al saber que era español, se dirigieron a mí en catalán, lo que me produjo una bonita sensación de familiaridad.
Abrazos,
Diego

lola... dijo...

Hola Diego:
!Un placer conocer tu página! y gracias a que te has añadido a mi blog como ¿¿¿¿seguidor!!!!

Parece interesante lo que cuentas. Y sin duda con la compañia de Teresa y de Carme habrá sido mejor.
Me ha alegrado ver a estas dos amigas...

Nada, lo dicho, un placer.
Te pondré en mis enlaces para visitarte más a menudo.

Un saludo

Pd: ¿has visitado los otros blogs que tengo abiertos? En uno de ellos empezaré a escribir sobre Teresa pronto.
En Profblog encontrarás las direcciones

Isabel dijo...

Tiene que ser muy bonito viajar como "artista" con otros artistas, ver otros paises, sobre todo Italia, que tengo muchísimas ganas de conocer, y sobre todo, haciéndolo como vosotros, trabajando en lo que os gusta. Me dá envidia sana. Un beso

Roberto Sanz Asensio dijo...

Diego, me alegro de que fuera estupendo.
Un abrazo