lunes, 13 de octubre de 2014

Los jardines que algún sueño visita

Encuentro este programa entre unas partituras. Lo toqué el 28 de enero de 2005. Está dedicado a mi padre, que murió exactamente dos meses después, el 28 de marzo. En ese momento ni pensaba en la posibilidad de su muerte. Nunca sabré qué me hizo elegir el poema de Belén Artuñedo que lo acompaña y trae su voz junto a la lluvia de esta tarde.