domingo, 5 de abril de 2009

Todas las mañanas del mundo son caminos sin retorno


He vuelto a ver Todas las mañanas del mundo, la película de Alain Corneau basada en la novela homónima de Pascal Quignard. Cuando se estrenó, la vi en el desaparecido Cine Groucho, de Valladolid. En esta ocasión, al terminar, he continuado con un extra que acompaña al DVD, dedicado a Jordi Savall, cuya decisiva función en la banda sonora de Todas las mañanas del mundo es de todos conocida. El documental dirigido por Didier Baussy-Oulianoff muestra las múltiples facetas de Savall, su labor investigadora e interpretativa de repertorios en muchos casos poco frecuentes, que ha divulgado con éxito por todo el mundo.

5 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Jordi Savall es MUY grande. Da gusto escucharle. No he visto esa pelicula pero si su música hace parte de la cinta, debe de ser maravillosa. Besotes, M.

Golondrina dijo...

Vi publicado el título de esta película y eso bastó para ir a verla y...no me equivoqué, es hermosa y su música es conmovedora. Hoy con la modernidad tengo el DVD de la película y su música. Estoy absolutamente de acuerdo contigo y les sugiero a los que no la han visto que lo hagan.

Isabel Huete dijo...

Es que escuchar buena música es uno de los mayores placeres. Entre mis CDs no tengo nada de Jordi Savall y me parece imperdonable, pero se puede corregir. Tampoco he visto la película, pero también se puede corregir. Tendré que corregirlo todo.
:)
Besotes.

KINNOR dijo...

http://www.epdlp.com/clasica.php?id=552

Noe dijo...

Yo he tenido la fortuna de ver hoy esa pelicula. He quedado encantada, me ha parecido maravillosa, la música, la fotografía, la historia de dolor, dolor, conocimiento, muerte, religión, el amor, el desamor, el mundo en sí mismo....
Magnífica.