lunes, 12 de noviembre de 2007

Presencias

No hay placer comparable al de recibir partituras, abrirlas rápidamente y leerlas en el piano. Todas las semanas, varias veces, disfruto con la incógnita que traerá el correo. Hoy ha sido Presencias, la obra que me ha enviado su autor, Ramón Lazkano, desde París.