jueves, 11 de junio de 2009

Un problema muy serio


18 comentarios:

Alicia Seminara dijo...

En todo el mundo está pasando lo mismo, entonces!

En Argentina, en el Reino Unido, en Francia, parece que en España...

Y me quejo! No hay derecho! Cuando éramos chicos, quién nos defendía!?!?

;)

José Luis Ferreira dijo...

Muy bueno. Creo que es un poco exagerado, pero sí que tiene su punto de crítica y de razón.

José Manuel Brea dijo...

Se han cambiado las tornas, querido Diego. Hemos pasado del autoritarismo del profesor al absolutismo del alumno (con la venia paterna). Un serio problema, desde luego, pero ¿algún día no habremos de dejar los extremos para alcanzar el equilibrio? Lo deseo y lo espero. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Una triste, pero real, injusta y desconsiderada situación. Un abrazo. Miguel

Fernando Manero dijo...

Has dado, una vez más, en la diana, caro Diego. Un problema serio, y terrible. Lo peor que nos podía pasar. El descrédito de la escuela, el menosprecio al profesor y la arrogancia del chaval, que se siente "sobrao" para hacer lo que le de la gana. ¿La culpa? De los padres sin duda, pues el sistema nada dice de hacer causa común con el alumno frente al docente. El deterioro de la autoridad paterna y la crisis de la educación y el respeto en el seno de la familia. Los chicos se harán mayores y, si algo no les cambia, se acabarán convirtiendo en agresores de sus padres, en sujetos pendencieros y maleducados,y en desadaptados sociales, aunque estoy convencido de que en muchas de sus noches de insomnio y desesperanza lamentarán no haber sido educados en los valores de los que carecerán para siempre. Un fuerte abrazo, amigo.

Isabel dijo...

Si que es serio el problema, los profesores estan atemorizados,y yo creo que "ni tanto, ni tan calvo".
A mi me daban con la regla en los nudillos (se pasaba el tio un poco), pero ahora, los agredidos son los profesores, fisica y moralmente. Un beso

Cecilia Alameda Sol dijo...

¡Qué padres más cenutrios!
Existen, es cierto. Así hay tantos críos-asnos.

Luis García Vegas dijo...

Una imagen que vale más que 100 millones de palabras!!!!

Hapi dijo...

hello... hapi blogging... have a nice day! just visiting here....

Manuel dijo...

Es una impactante imagen para enseñar a muchos papas què no saben lo que hacen susu hijos en los centros escolares, has dado en la diana.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

y tanto...

Shirley dijo...

esta viñeta es española? aquí en Argentina pasa lo mismo, el mundo esta Loco,loco,loco!!!!
se ha perdido la coherencia: S.O.S

Borja Santos Porras dijo...

Faltan los vecinos acompañanado a los padres ;)
Un abrazo Diego,

Nes dijo...

Hace unos meses pasé unos días en un instituto dando unas clases de arte a unos chavales. Llegué con esa intención de aparcar los prejuicios fuera, tratando de suponer que eran alarmismos de la prensa. Me quedé impactado, o asustado, o las dos. El respeto hacia algunos profesores era lamentable y éstos estaban atados de pies y manos. Todo era muy triste, excepto algunas excepciones.

Miguel Sanfeliu dijo...

Excelente viñeta que da para mucho. Es cierto que se debería alcanzar un equilibrio entre ambos extremos, pero desde luego lo que parece increíble es que un profesor no disponga de medios para hacerse respetar por los alumnos. Un abrazo.

José Manuel Brea dijo...

Estimado Miguel, la falta de respeto es general (no circunscrita al ámbito de la enseñanza) y parece ser consecuencia de una carencia educativa que atenaza a una mal llamada “sociedad del bienestar", en la que ha ido aumentando la violencia como fruto de su real malestar. ¿O no lo crees así?

angelyyo dijo...

Acertado, realmente pienso que es un problema muy serio.
¿ Solución ?
Dialogo padres-hijos.
Dialogo padres-profesores.
Dialogo profesores-alumnos.
Dialogo profesores-padres-alumnos-etc.etc.etc.......y ¿ donde encajan los políticos o los que hacen las leyes de educación ? etc. etc. etc...................

Saludos.

Merche Pallarés dijo...

Me había perdido estas estupendas viñetas. ¡Qué pena de vida para estos niños! de falta de valores, de cultura, de barreras--los niños TIENEN que tener barreras, TIENEN que saber hasta dónde pueden llegar y dónde no. Esto hay que inculcarles desde muy pequeños porque eso les hará fuertes y seguros en la madurez. Estoy muy de acuerdo con lo que dice mi querido y admirado FERNANDO MANERO, el siempre explica todo con mucha sabiduría y sensatez. Besotes, M.