sábado, 7 de junio de 2008

La ciencia y la vida

Valentín Fuster y José-Luis Sampedro encontraron, en el parador de Cardona, el ambiente propicio para una extensa conversación, publicada con el título de La ciencia y la vida. Sampedro fue paciente de Fuster en el hospital Monte Sinaí, se admiran y aprecian mutuamente, son dos hombres lúcidos con un gran interés por todo lo que les rodea, con ánimo y propuestas para cambiarlo. Medicina, economía, política... hasta llegar a la muerte y las creencias religiosas.
Pensado, como le gusta decir a Sampedro con frecuencia, para iluminar y no para deslumbrar. Ambos lo consiguen en este libro. Esa, al fin, es la misión del maestro.

5 comentarios:

javiersanz dijo...

Tengo un gran recuerdo de una fantástica lectura de Sampedro, La Senda del Drago. La recomiendo a todos.
Saludos.

Cecilia Alameda dijo...

Dos hombres con privilegiado cerebro, con animosidad y con un respeto enorme hacia el resto de la humanidad. Merecerá leerse su coloquio.

Merche Pallarés dijo...

Tengo que leer ese libro. Me encanta Sampedro he leido varios de sus libros y siempre me ha parecido que tiene una mente muy privilegiada. Gracias por recomendarlo. Besotes, M.

Borja Santos Porras dijo...

Gracias Diego por la recomendación

Fernando Manero dijo...

He leido el libro y es un placer. Forma parte de los libros que te reconcilian con el ser humano y que alimentan la alegría de vivir. Especialmente admiro muchísimo la figura de José Luis Sampedro, de esa generación de españoles que, a pesar de la edad, mantienen el entusiasmo por lo que hacen y saben transmitirlo con ilusión a la demás. Ancianos jóvenes, provectos maestros de lecciones inmensas. Cuántas veces he dicho que cuando sea mayor quisiera parecerme a Sampedro. Un fuerte abrazo