sábado, 9 de febrero de 2008

La cabina

Hay una anécdota que menciona con frecuencia Jesús Quijano: estaba él como apoderado del Partido Socialista en las primeras elecciones tras la dictadura; se dispuso a comprobar si había papeletas dentro de una cabina cuando, para su sorpresa, vio a un hombre dentro, sentado, repartiéndolas. Lógicamente, Jesús fue a comunicarlo a la mesa electoral: "Es que es el alcalde", le dijeron.

4 comentarios:

Pablo A. Fernández Magdaleno dijo...

Bastante más surrealista que el corto de Antonio Mercero.
Un abrazo

J. Sanz dijo...

Increible

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Me creo eso y más. Tengo una colección de anécdotas del siglo XIX más que divertidas al respecto.
--
Y gracias por el enlace a quemeatiendamontes

Merche Pallarés dijo...

Eso es lo que me temo de las elecciones--los chanchullos-- compra de votos, votos de emigrantes a veces ya fallecidos, en fin, una sarta de apaños que me repelen. Besotes, M.