viernes, 3 de agosto de 2007

Escritores contra escritores

El riesgo está en hablar bien, en apoyar a alguien. La crítica, incluso el desdén, están sobrevalorados. A quien todo le parece insuficiente suele rodeársele de una injusta aureola de sabiduría. Como es lógico, las principales animadversiones se producen entre colegas. Una muestra es el libro Escritores contra escritores, en el que Albert Angelo recopila ataques más o menos furibundos de Kingsley Amis, Vladimir Nabokov... Como ejemplo, esta frase de Mark Twain sobre Jane Austen: "Cada vez que leo Orgullo y Prejuicio me entran ganas de desenterrarla y golpearle en el cráneo con su propia tibia".

1 comentario:

Borja Santos Porras dijo...

Hola Diego. Ya estoy de vuelta. Espero que la mudanza haya ido bien. Seguro que habrás encontrado libros que ni te acordabas que los tenías,¿no?.
Un abrazo,